viernes, 6 de abril de 2012


Mírate, pareces el típico chico fracasado, luchando por no terminar de hundirse cuando parece que ni siquiera tiene razón para seguir viviendo. Una vez yo también estuve en tu lugar, aferrada a la cama, el sillón y el suelo, pensando en lo bien que era mi vida hasta ese momento, deseando regresar a los tiempos buenos, en los que no era miserable; Pero tuve que hacer algo para volver a triunfar. Simplemente no valía con rezarle a Dios, debía poner de mi parte por igual. Entonces me levanté, y luché. Fue difícil, no lo niego. Sin embargo, ahora estoy en la cima de la montaña, y ten por seguro que si caigo, me volveré a levantar... PORQUE CREO EN MI, Y EN EL PODER QUE ME HAN CONCEDIDO PARA LLEGAR HASTA EL FIN DEL MUNDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada